GYM vs HOME GYM?



Suena casi como comparar chinas con botellas, son super distintas y jamás pensarías en escoger una sobre la otra porque una es una fruta y la otra es un envase. Pues casi como esa analogía es comparar un home gym con un gimnasio.


¿Que visualizas cuando escuchas la palabra gimnasio? Seguramente un lugar grande con mucho espacio entre las muchas maquinas de resistencia y de ejercicio cardiovascular. A lo mejor ves un lugar lleno de gente haciendo sus ejercidos algunos solo y otros con sus trainers. Quizás ves un salón a distancia con una clase grupal y otro salón repleto de bicicletas estacionarias que parece que el tour de France completo esta ahí pedaleando junto.


Ahora, ¿Que ves cuando visualizas un gimnasio en una casa? seguramente ves unas pesitas por un lado que sabrá Dios cuanto pesan, un mat enrollado entre medio de algún mueble. Seguro ves un espacio pequeño en donde apenas cabe el mat y donde quizás no cabe una persona acostada en el piso porque hay una mesa en el medio. Ah y quizás piensas en una persona que no sabe que rayos esta haciendo, pero que en algún momento tuvo la motivación de empezar a hacer ejercicio pero paro por alguna razón.


Ninguna de las dos es incorrecta pero tampoco del todo correcta. Los dos son buenos y efectivos pero como todo en la vida es cuestión de gusto. Hay unas diferencias que son obvias como lo es el costo. El gimnasio dependiendo de donde vayas, puede ser super caro y tener muchos bombos y platillos que te llenan los ojos para poder cobrarte esa mensualidad, o ser tan económico que que se mete medio mundo pero tiene tantas maquinas de lo mismo que parece que allí no va nadie. Al final el escoger el gimnasio correcto tiene mas que ver con lo que estés dispuesto a pagar y que cualidades buscas en ese sitio. Igual, hacer ejercicio en la casa depende de cuanto estés dispuesto a pagar por lo que necesitas y cuales son tus metas. Las razones para hacer ejercicio en la casa pueden ser por razón económica, no poder o estar dispuesto a pagar un mensualidad por la razón que sea o por lo práctico que es no tener que salir de casa para ejercitarte.


Para mi han sido todas, principalmente es que no me encanta hacer ejercicio con mucha gente alredor y generalmente me siento intimidada, me siento que me están mirando y juzgándome si lo estoy haciendo bien o mal. Aunque esa última puede sonar un poco tonta siendo trainer, ha sido una que me ha aguantado de inscribirme en un gimnasio aún queriendo integrarme a uno. Luego del huracán el año pasado, al perder el espacio que había creado como gimnasio para mi y mis clientes finalmente me rendeí y me inscribí en uno. El que escogí ya me sentía cómoda en el porque lo conocía por mi otro trabajo y me podía visualizar allí. Dí el salto sin pensarlo mucho, además sabia que salir de la casa oscura sin luz y escaparme un rato de la realidad de no tener el espacio que al fin había creado y pasar horas mirando todo lo que se había dañado me vendría bien.


¿CUAL PREFIERO?



¡Las dos! Pero… Desde que organizamos la casa y le dimos un nuevo hogar a mi gimnasio ¡YAY! La frecuencia con que iba al gimnasio ha bajado de 3 días a con suerte 1 día a la semana. Me hace falta porque no puedo negar que me acostumbre y le cogí un super gusto y comencé a ver muchos cambios en mi cuerpo al cambiar un poco mi manera de entrenar por estar allí. El aprovechar las maquinas que hay allí, que obvio en mi gimnasio no tengo, como son los cables que son mis favoritos, me dieron mas motivación. Una vez monté el gimnasio en casa y empece a enfocarme en varios proyectos de trabajo, como este blog, volví a recaer en mi vieja rutina de que era mas fácil hacer ejercicio en casa. A la hora pongo para mi workout no tengo que montarme en el carro guiar y volver, si no que suelto lo que estoy haciendo y me desconecto en mi espacio solita.

Gracias a que me di cuenta en el gym que puedo mover mucho mas peso de lo que le daba credito a mi cuerpo, regresar a mi espacio usando mis cosas me di cuenta que lo que usaba pre gym era muy poco y he podido hacer los cambios necesarios en mis bandas de resistencia y dumbbells para mantenerme en ese nivel cuando me quedo en mi gym. Así cuando voy al gimnasio puedo continuar como si nada y continuar desde donde estaba la ultima vez. La realidad es que aunque ir al gimnasio me gusta por todo lo que puedo usar allí y el challenge de la variedad de peso que tengo hacer ejercicio en mi casa muchas veces es mas conveviente para mi estilo de vida.


Han sido años en los que he ido invirtiendo en equipo y mas porque al hacerme trainer también lo utilizo para ver clientes y nececito tener mis cosas para eso. Pero en el principio no fue así, comence con solo un mat y par de pesas y según fui progresando fui añadiendo mas. Ahora con tan poco tiempo que tengo entre clientes y la chica no se que haria sin tener esta opción en mi casa, pero cuando puedo me escapo al gimnasio y eso para mi es como tener una cita de spa cada par de semanas porque a veces por mas que planifico que voy algo pasa que no llego.

Personal Training individualizado a domicilio o en mi estudio - Online Training - Guias 

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon

© 2018 by 2M Fitness