Fit Travel Diary



Up, up and away! Viajar y comer bien y saludable puede parecer imposible, pero no si sabes como hacerlo y conoces tus porciones.

La semana pasada les conté un poco de como me iba experimentando contando macronutirentes, o sea algo parecido a una dieta. Pues este fin de semana pasado fue un test de viajar y tratar de aplicar a ojo las porciones y decisiones en cuanto a comida utilizando los macros como guía. Desde que comencé con esto me propuse que aunque lo quiero hacer bien y lo mas exacto posible no quería sentirme limitada por estar siguiendo estos principios si no que quería que me ayudara a quedarme dentro de mis números, o sea dentro de lo que mi cuerpo necesita para mis metas. Eso mismo fue lo que me lleve en mente para el viaje, teniendo en cuenta que no estaba bajo mi control preparar ni llevarme nada para comer, solo disfrutar y decidir que dentro de todas las comidas haría lo mas posible por comer dentro de lo que ya intuitivamente, con lo que he aprendido, ordenar y comer lo mejor posible incluyendo postre si me apetecía. Ah y de paso como sabía que iba a ser imposible trackear todo lo que comía decidí que la aplicación de my fitness pal la usaría para mas o menos estimar lo que estaba comiendo sabiendo que posiblemente me pasaba pero por nada me iba a preocupar pues en situaciones así es normal y lo mas importante para mi era comprobar que podía al menos controlar las porciones de lo que fuera que pidiera.

Día 1

Con eso en mente aborde viernes en la mañana el avión hacia Fort Lauderdale junto a mi cuñada y una amiga mas, con el estomago casi vacío. Por mas que hubiese querido un buen desayuno con café la ansiedad que me causa viajar, en este caso por primera vez sola sin mi esposo e hija, no había Dios que me hiciera comer nada. Solo logré bajar una tostada con almond butter porque sabía que hasta mas o menos medio día o mas tarde no me comería un snack en el avión y el almuerzo sabría Dios cuando. Quisiera ser de esas personas que viajan super relax pero desde que tengo a mi hija la ansiedad me mata, aunque ya se controlar y viajar en mas paz con mucha respiración y oración bajando todos los santos del cielo, no lo soy y el hambre se me compromete siempre. Esta vez al menos el sentido común me obligo a echarme algo al estomago sabiendo que aunque fueran las 10 de la mañana las chicas nos íbamos a dar un cerveza en el avión. En toda honestidad a mi me ayuda con los nervios bajarme una a la hora que sea y si la azafata nos miró con cara pero cuando tres mujeres viajan sin hijos se empieza temprano.

RX Bars son de mis favoritas por sus ingredientes naturales y limpios, las descubrí hace poco y por suerte éste kit traía una. La combinación perfecta para una cervezaa las 10 de la mañana.

Que hice en el avión para comer ordene una de las cajitas de Jet Blue la que tenía una buena barra de proteína como las que he estado comiendo RX Bar y par de cositas mas. En realidad me comí la barra y lo demás no me encantó asique lo probé y lo deje pero si me hubiese gustado lo hubiese comido. Claro la cerveza a las 10AM quizás fue un shock al estomago pero mis nervios lo apreciaron porque ya se estaban tranquilizando. Lo mas que me mata cuando viajo es que no me apetece tomar café hasta que llegue a mi destino y no fue hasta que llegue al hotel que me hice un café colado en el cuarto en lo que soltábamos maletas que me lo tome y mi cerebro al fin se levanto y se dio cuenta que estábamos pasándola de lo mas bien. hambrientas las alegres tres agarramos un uber hacia la recomendación del front desk a un restaurante mexicano, y pensando en que sería lo primero y quizás lo ultimo que comería en ese día unos buenos tacos con pollo y guacamole sonaba a la combinación perfecta de macronutirnets para el día. Estaba ready para eso hasta que uno de os especiales del día era un omelette con aguacate, queso mexicano y habichuelas negaras, y no me pude resistir porque parte de mi en realidad quería desayuno. Fue una buena manera de mas o menos comer todo lo que me podía hacer falta para el resto del día en cuanto a mis números y sobre todo mucha proteína porque sabía que ese día la mayoría de mis carbohidratos vendrían de cerveza.

Omelette mejicano con aguacate, habichuelas negras y queso de Oaxaca. Suficiente para cubrir mis maacronutrientes del día, quizás no todod pero cerca, y aguantarme hasta la noche.

Ordenar el Omelette ma ayudó a ahorrar en los carbohidratos para poder consumirlos en la cerveza en el almuerzo y en la noche en el concierto. Aunque no recomiendo que vengan siempre de bebidad alchólicas en situaciones fuera de lo normal conocer los cosas que tienen carbohidratos ayuda para poder mentalizar donde los vas a consumir. Para mi sabiendo que iba a tomar mucha cerveza fué clave en ordenar más proteína al almuerzo.

Podría haber tomado el approach de super controlar todo y ser no beber ni disfrutar de la comida, pero ese nunca ha sido my approach y por estar fijándome en mi macros ahora no lo va ser en un viaje, me da dirección pero no quiero que controle para nada pasarla bien. Si tome cerveza en el concierto esa noche, 2 pints pero para nada tenía hambre por el buen almuerzo tarde. Lo que si me asegure fue de comprar unas barras de proteína para tener para los otro dos días y tome mucha agua toda la noche entre cada cerveza.



Día 2 Full day in FLL


Nada mejor que pasar el día con los papás de mi esposo e irnos shopping. Los guineos y las manzanas que eran parte del desayuno me sirvieron de snack en lo que llegabamos al almuerzo. Además en la cartera llevaba un RX bar que había comprado en Target para tener proteína y mantenereme satisfecha y al día con mis macros.

Desayuno incluido en el hotel a veces puede ser un montón de pastries panes y cereales, yo esperaba que algo de huevo a l menos hubiese pero uno nunca sabe si se va a topar con algo bueno o no tan bueno. Para mi sorpresa el desayuno tenía de todo y huevo en revoltillo y hasta hervidos. Así que llene mi plato con una buena porción de revoltillo y un mega waffle que uno mismo se hacia. Parecía que era mucho y con el hambre vieja que llevaba dije no me importa si me lo como todo. Pero la vieja técnica de comer la proteína primero no me fallo.

Make your own waffle jokes!

Cuando llegue al waffle me comí 2 mitades y ya no me cabia mas y estab feliz con mi decicion de desayuno. Para sncak me lleve un guineo y mi barrita de proteina por si me hacía falta. Estar preparada para cuando da hambre es esencial en no picar cualquier boberia que no sea lo que verdaderamente quiero y honestamente aunque tenía eso encima solo me comí el guineo antes de almorzar, el cual fue un chiste. Pasear por el area de Palm Beach fue caluroso y entrtenido por lo opulente que es, pero encontrar donde comer fue difícil. Cuando hayamos uno fue como entrar en otro zip code, pero el champán nos puso a gusto y y el Saturday Special que pensábamos sería perfecto y mas pequeño en cantidad nos cojió de bobas. Quizás fue la comida mas calórica que ordene pero la mas rica también, no me lo comí todo porque era mucho y ademas que si algo pude aplicar fue la porción que debía comer y sobre todo escuche a mi estomago cuando me dio la señal de FULL. En mi mente es difícil ordenar algo y no comérmelo todo porque pienso que esta mal, pero también se que es costumbre que sirvan porciones mas grande de lo normal en los restaurantes y es ahí cuando uno se deja llevar por la cantidad de comida que le sirven y se nos olvido que no hay que empujárselo todo solo porque estas pagando. Usualmente me hubiese llevado lo que deje y me comía la otra porción después pero no era opción desgraciadamente. ¡Ah y claro que me comí el postre¡ Ok, ok tampoco me lo comí completo pero quien puede negar un brownie con esencia de almendra y un poco de mantecado de vainilla. Y no se cayo un canto ni tampoco me sentí como que tenía que caminar un maratón porque cuando uno viaja la comida se disfruta.



A la hora de comer por la noche por más que caminamos y caminamos y caminamos tampoco había mucha hambre, pero pero suficiente para al menos un entremés y poder sentarnos relax. Mi choice fue una sopa de lentejas porque tiene proteína y me decidí por un side meatballs que decía que eran 3 y asumí serian pequeñas. Y nuevamente fallé en asumir que serían pequeñas porque eran un side. Nope, grandes pero aun con poco apetito me comí dos y toda la sopa y estaba perfectamente satisfecha con mis comidas del día.

No contabilice mis números en todo el dia, tampoco me preocupe mucho por la composición de la comida solo me concentré en disfrutarla, parar de comer cuando estaba llena y estar segura de que estaba ordenando lo mejor posible con lo que ya se que mi cuerpo necesita. No me limite en nada el solo hecho de tener conciencia de lo que me estaba pidiendo y saber un poco sobre las porciones correctas aunque fuese a ojo me ayudo a comer hasta que me sentía satisfecha y no llenarme demasiado. En otros viajes siempre me he dejado llevar por el pensamiento de que como estoy de viaje aprovecho y como do todo lo que nunca como con regularidad, esta vez no fue la excepción solo que al saber un poco mas len cuanto a mis porciones y fijarme un poco mas en los macronutrientes durante el día disfruté de todo con mucho mas balance.


Después de caminar y hacr un poco de shopping descansando y haciendo espacio para la cena.

Irse de viaje no debe se causa de estrés cuando tienes una meta de bajar de peso o tratando de mantenerte como yo. Nunca voy a ser de las que viaja pensando en no disfrutar la comida ni bebida de viaje así, pero si en que puedes balancearlo y disfrutar.


Personal Training individualizado a domicilio o en mi estudio - Online Training - Guias 

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon

© 2018 by 2M Fitness